?

Log in

 
 
28 June 2014 @ 01:26 am
Bye bye Psych  
Acabo de ver el final de Psych y bueno, no ha estado mal, supongo que podría haber sido mucho peor. Lo mejor, sin duda, EL CAMEO. Una lástima que se hayan quedado sin Emilio Estévez pero que hayan conseguido ése ha sido todo un puntazo. (Aunque estoy de acuerdo que hubiera sido todavía mejor un cameo de Patrick Jane xD).

Me da un poco de pena, pese a que ya hacía tiempo que la serie necesitaba terminarse, porque todos sabéis lo mucho que ha significado Psych para mí. Hubo un tiempo que pensé que jamás volvería a sentir lo mismo por ninguna otra serie y es posible que sea cierto, pero también es verdad que ya hace años que dejó de ser lo mismo, desde la resolución tan decepcionante al caso de Ying Yang que la serie fue cuesta abajo imho.

Lo que más pena me da es decir adiós definitivamente a Shassie. No me malinterpretéis, hace años que la pairing como tal murió, pero con el final de esta serie, y el próximo final de White Collar, siento que se termina una era. Y lo que más pena me da de despedirme de estas series es que hubo una época que disfruté mucho escribiendo sobre ello en este blog, haciendo squee cada vez que Shawn le metía mano a Lassie o le decía que era muy sexy y cosas así, y me lo pasaba en grande compartiéndolo con vosotras. Pero todo en esta vida termina, y ya no podemos intercambiar más mensajes sobre Shassie ni sobre Chasey ni sobre Hilson ni sobre Merthur y Neal y Peter también nos van a decir adiós muy pronto.

Todavía nos queda el Destiel y el McDanno, y siempre sale alguna otra nueva pairing bonita, pero ya no es lo mismo. Porque hace unos años podía contar con ese huequito de felicidad y eso es lo que más voy a echar de menos.

Qué tonta soy que la finale no me ha emocionado apenas nada y ahora estoy llorando por escribir esto xDDD

En fin, el propósito de esta entrada era despedirme de Psych y qué mejor manera de hacerlo que con un fic. El último que voy a escribir sobre esta pareja con casi total seguridad.

El fic lo escribí ya hace tiempo, iba a formar parte del 30 Day OTP Challenge (reto que terminaré algún día xDDD), y está escrito después del final de la sexta temporada y antes del final de la séptima. El reto era "Eating Icecream" y básicamente es la escena del reveal que me hubiera gustado ver y que jamás vimos (la que tuvimos fue bastante meh).

Así que ahí va.

Título: Epifanías
Fandom: Psych
Pareja: Lassiter/Shawn (no correspondido)
Rating: T
Spoilers: Hasta el final de la sexta temporada
Género: Ummm, pining xD
Número de Palabras: 2300 ~
Nota: Ehhh, es en primera persona... No escribo demasiado en primera persona pero mira...
Resumen: Lassie tiene ¡dos! epifanías seguidas.





¿Alguna vez habéis tenido una epifanía?

No me refiero a ver a Jesucristo o a la Virgen en una tortilla ni ningún rollo religioso de estos. Me refiero a esos momentos en la vida en los que de repente veis algo muy claro, como si se os hubiera caído una venda de los ojos, algo que antes ni se os había pasado por la cabeza, y no os queda otra que preguntaros, ¿cómo diablos no me había dado cuenta antes si lo tenía enfrente de mis narices? ¿Cómo he podido estar tan ciego?

Yo tuve dos epifanías el mismo día.

Contexto: Hospital.
Situación: Henry Spencer había recibido un balazo y había estado a punto de no contarlo.
Punto de partida: Mi llegada al hospital.
Para cuando por fin pude ir a ver a Henry, éste ya estaba fuera de peligro y estable. Spencer hijo y Guster estaban en la habitación con él. Sé que me agradecieron mi presencia y que Spencer intentó hacer algún tipo de broma para fingir que no estaba todavía muerto de miedo, porque recuerdo que pensé que jamás le había visto tan… supongo que vulnerable sería la palabra adecuada. Estaba pálido y aún le temblaba la voz al hablar. Era normal que estuviera asustado. Pese a que la relación con su padre distaba mucho de ser perfecta, para Shawn tenerlo en su vida era algo importantísimo. Les había visto interactuar infinidad de veces y sabía que por mucho que se hicieran los duros estaban profundamente preocupados el uno por el otro.
Por un momento me vinieron a la cabeza todos esos momentos en los que Spencer había medio bromeado con darme un abrazo y yo le había mandado a la porra; estuve tentado de ofrecerle uno pero Spencer quería ocultar a toda costa su debilidad y no me pareció que fuera muy buena idea.

Al poco de llegar yo vinieron O’Hara y Madeleine, la madre de Spencer. Habían ido a comprar cafés y batidos para todos. Madeleine se alegró de verme y me preguntó brevemente por mi vida; pareció algo sorprendida cuando le puse al día sobre mi relación con Marlowe pero no era una reacción inusual dada la naturaleza de nuestro noviazgo.
El desencadenante: Con la llegada de O’Hara y Madeleine ya empezábamos a ser demasiados en la habitación, y de todas formas Henry seguía dormido, así que educadamente me dispuse a excusar mi presencia. Antes de hacerlo, pero, eché un vistazo al estado frágil de Henry, y un pensamiento me asaltó: Qué pena que Shawn no sea vidente de verdad porque si lo fuera podría haber prevenido esto. Entonces miré con lástima a Spencer, y a su madre que tenía las manos protectoramente sobre sus hombros y…
Fue como si me hubiera atravesado un relámpago. Lo supe. Es ese mismo instante lo vi todo claro y supe cómo me había estado engañando Shawn Spencer desde aquel día que plantó sus pies en la sala de interrogatorios y me tergiversó toda la vida.

Mi reacción: Tenía que irme de allí como fuera. Balbuceé una disculpa que probablemente sonó ininteligible porque Shawn me miró desconcertado y me marché casi corriendo, apabullado. Necesitaba ordenar mis ideas, necesitaba pensar en todo aquello pero lo más importante, necesitaba respirar aire fresco porque había empezado a hiperventilar.

¿Qué iba a hacer con aquella información? Era lo que siempre me había obsesionado. Desde el minuto uno había jurado que un día desenmascararía el fraude, que destaparía la gran mentira de Shawn Spencer y así las cosas volverían a ser como antes. Pero luego me acostumbré a su presencia y… Y ahora que por fin tenía las armas para hacerlo estaba dudando.
Lo estuve pensando durante horas, y cuantas más vueltas le daba, más me convencía de que no quería hacerlo. Y eso me asustaba, ¿desde cuándo dudaba en evitar un acto ilegal? Sí, Shawn hacía un buen trabajo, y me importaba, y había llegado a apreciarlo, pero… Pero desenmascararle significaba perderle, y me estaba dando cuenta de lo poco que quería eso. Y aunque me doliera verle con O’Hara, eso era preferible a no verle nunca más.
Un momento.
Me dolía… Me dolía verle con O’Hara.

Dios mío. ¿Estaba enamorado de Shawn Spencer? ¿Cómo no me había dado cuenta de esto tampoco? Probablemente lo estaba desde hacía años. ¿No me había dado cuenta o no había querido verlo? No sabría decir cuál de los dos descubrimientos me afectó más aquel día. ¿Qué se suponía que tenía que hacer? Necesitaba hablar con Spencer, eso estaba claro. No de mis sentimientos, obviamente, pero sí del otro asunto. Seguramente no era el mejor momento después de lo que le había pasado a su padre, pero no podía dejarlo estar, era demasiado importante.
Le llamé al móvil y me saltó el estúpido mensaje del contestador. Opté por llamar a O’Hara, quien me informó que Spencer había expresado su deseo de estar solo y se había marchado del hospital no mucho rato antes.
Algo me decía que Spencer estaría en su oficina, ya que era el sitio en el que más cómodo se encontraba y casi se podía decir que era su segundo hogar. Decidí acercarme y efectivamente cuando llegué Spencer estaba sentado en su silla, con las piernas encima de la mesa, lanzando una pelota de goma contra la pared. Se incorporó de un salto en cuanto me vio entrar.

El momento de la verdad:
-¡Lassie! ¿Qué te ha pasado esta mañana? Te has puesto pálido de repente y te has ido corriendo. Parecía que hubieras visto un fantasma.
-Casi podría decirse que sí. Spencer. Yo… Lo sé. Sé cómo lo haces – le dije, sin preámbulos. No tenía sentido alargarlo más de lo necesario.
-¿Cómo hago el qué? ¿Ser tan irresistible? Porque hay mucho arte en ello pero también hay una gran parte que es innata y que por mucho que la estudies no vas a poder imitar ya que…
-Lo de tu videncia – le interrumpí. Spencer se calló de golpe, atónito.
-¿Y vas a decirme cómo o debo pensar que te estás echando un farol? – me dijo tras una pausa, con tono algo menos desafiante del que esperaba.
-Cuando te secuestraron… Durante nuestra búsqueda tu padre me explicó varias de las cosas que te había enseñado cuando eras niño y gracias a las cuales nos fue más fácil dar contigo. En aquel momento estaba tan preocupado por encontrarte que apenas le di importancia, pero ahora me doy cuenta de que desde bien pequeño tu padre te ha entrenado para ser un policía de primera y reparar en detalles que a lo mejor a alguien como yo le pasarían por alto en un primer vistazo. Y luego recordé que durante mi sesión con tu madre ésta me dijo que no necesitaba anotar nada porque tiene memoria eidética. Si añadimos tu inteligencia a la ecuación, a partir de ahí ya sólo fue sumar dos y dos.
Shawn sonrió ampliamente, pero su sonrisa estaba totalmente desprovista de cualquier alegría.
-¡Y sólo te han bastado siete años para hacer la conexión! Guau, Lassie, no me extraña que fueras el detective jefe más joven de la historia de Santa Bárbara con esas extraordinarias dotes de deducción.
Ya me imaginaba que Shawn tiraría por el sarcasmo. Estaba claro que intentaba ocultar su nerviosismo a toda cosa.
-Bueno – dijo, caminando hacia la nevera -. Voy a disfrutar de mis últimos momentos de libertad en compañía de algo delicioso que es posible que ya no pueda comer en mucho tiempo.
Sacó dos polos del congelador. Me alcanzó uno.
-Para que veas que no te guardo rencor te invito. El tuyo es de uva, que sé que es el que te gusta. Con permiso.
Cogí el helado que me ofrecía mientras Shawn le quitaba el envoltorio al suyo y se lo metía en la boca soltando un exagerado gemido de placer. Me vino a la memoria aquel día en el que Shawn ayudó a probar mi inocencia, justo en aquella misma oficina. “Privación sensorial. Me dijiste lo que viste. Ahora dime lo que oíste”, me indicó tras taparme los ojos con mi corbata. Había tenido las pistas al alcance de mi mano y no las había querido ver, probablemente porque, en el fondo, sabía que en cuanto lo hiciera todo cambiaría entre nosotros.
-Al menos me dejarás que sea yo quien se lo diga a Jules, ¿no? – Shawn continuó hablando al tiempo que chuperreteaba su polo de forma obscena -. No creo que se lo tome muy bien. Ella, a diferencia de ti, siempre ha creído en mí. Pero sé que tú disfrutarás más deteniéndome. Sé lo mucho que te gusta verme esposado, pillín, ¿o te crees que no me acuerdo de aquella vez cuando acabábamos de conocernos? Oh, espera, o igual como agradecimiento de todos estos años en los que he resuelto casi todos tus casos has venido a avisarme para dejarme marchar y darme ventaja antes de organizar una partida de búsqueda por todo el estado como en El Fugitivo. El papel de Tommy Lee Jones te viene que ni pintado. Y yo sería Harrison Ford y Gus podría ser Wesley Snipes. Sería TAN épico.
Al final perdí la paciencia. Shawn no dejaba de soltar sandeces por esa boca suya brillante por el helado y cuanto más hablaba más podía ver cómo se le estaba rompiendo el corazón. No pude soportarlo. Esta vez me dejé vencer por la tentación y le estreché entre mis brazos.
-No pienso hacer nada. No voy a decir nada. Shawn, no quiero… - Perderte. No quiero hacer nada ni decirle nada a nadie si eso significa perderte. Porque a pesar de todas las mentiras de los últimos años, a pesar de todo quería a ese chico, quería a ese chico que nunca sería mío y no quería perderle. Shawn se agarró a mi chaqueta con su mano libre, murmuró algo contra mi pecho que no fui capaz de entender pero que perfectamente podría haber sido un “lo siento mucho”, y permanecimos así, abrazados, hasta que el polo de Shawn empezó a gotear en el suelo. Deshice el abrazo, avergonzado, y Shawn se limpió los ojos con el dorso de la mano.
-Lassie, yo… No sé… No sé cómo agradecértelo.
-No es necesario. Pero tarde o temprano tendrás que decírselo a O’Hara. No es sensato empezar una vida en común llena de mentiras – a mí también me esperaba una conversación seria con Marlowe.
-Lo sé. Y lo haré. A su tiempo. Siempre fui consciente de que tendría que hacerlo. Y tú… Bueno, siempre supe que tú lo acabarías averiguando. Nunca he dudado de tu capacidad como detective, Carlton.
-Cualquiera lo diría – hice una mueca y Shawn rio. Sonreí.
-Ahora me muero por ver El Fugitivo y US Marshalls. Las tengo en BluRay, ¿las vemos juntos?
Acepté y después de que Shawn fuera a por más helado y otras porquerías varias nos sentamos a ver las películas en agradable compañía.
-Lassie, ¿tú crees en universos alternativos? – me preguntó cuando Harrison Ford se acababa de tirar por una presa.
-¿A qué te refieres?
-Sí hombre, a otros universos en los que somos las mismas personas pero tenemos vidas diferentes porque en algún momento hicimos algo distinto o simplemente porque las circunstancias personales son diferentes. Ya sabes, como en esa peli de Jason Statham y Jet Li.
-¿Quieres decir que hay más como tú? – pregunté horrorizado.
-Por supuesto. A Gus y a mí nos encanta imaginarnos cómo son las vidas de nuestros otros yos en los otros universos. La última vez que lo hablamos Gus acabó convencido de que en otra vida era un vigilante que luchaba contra el mal entre las sombras y yo era un profesor de baile de la leche. Acababa de ver Dirty Dancing – añadió.
-¿Dirty Dancing?
-Es una GRAN película, Lassie. En fin. Esto no lo he hablado con Gus, pero… Uno de mis universos alternativos favoritos es muy similar a éste. La única diferencia es que tú en algún momento te paras a pensar que ese vidente tan molesto que no para de meterte mano y de verte actuar cada fin de semana en tus ensayos para la representación de la Guerra Civil y que te ayuda cuando estás en apuros es bastante adorable y decides invitarle a salir. Y ese vidente que resulta que está bastante chiflado por ti y que hacía todo eso sólo para captar tu atención acepta encantado, así que a partir de entonces nos convertimos en una super-pareja que combate junta el crimen en Santa Bárbara por el día y tiene sexo fabuloso por la noche.
Le miré perplejo. ¿Cómo era posible? Yo mismo acababa de darme cuenta, cómo era que… No era de extrañar que se hubiera salido con la suya durante tanto tiempo siendo tan intuitivo.
No pude evitar que se me hiciera un nudo en la garganta. Si me hubiera dado cuenta antes, quizás… Pero ya no valía la pena lamentarse por ello. La vida nos había llevado por ese camino y había que aceptarlo.
-Compadezco a esa versión de mí – le dije, pero estaba seguro de que ese otro Lassiter era muy feliz.
-A mí en cambio me encantaría conocer a ese otro Shawn. Le cosería a preguntas. Especialmente sobre sus actividades nocturnas – le pegué un codazo.
-Cállate antes de que cambie de idea con lo de no detenerte, anda.
-Sí, señor – pero su silencio no duró mucho, previsiblemente -. Lassie… Quizá no me creas, pero te hubiera echado mucho de menos. Lo digo de verdad.
Le creí.
-Gracias, Spencer.
Shawn se metió un puñado de golosinas en la boca y continuamos viendo la película esta vez sí en cómodo silencio.
Puede que a partir de entonces nuestra vida juntos cambiara por completo o puede que todo siguiera como hasta ahora, era imposible saberlo. Lo que sí sabía es que no tenía ninguna prisa por averiguarlo.


Y ahora sí. Hasta siempre, Psych.

Edit: Estoy viendo el After Pshow y Tim ha mencionado el Shassie, OMG!!!! Y encima con su look Cain, no puedo con este hombre! Es perfección!
 
 
 
wesleyosowesleyoso on July 1st, 2014 02:47 am (UTC)
Pues sí que me ha dado penita. Jajajaja, el cameo fue la leche. Me alegro que lo hayan conseguido, (buuu a Emilio Estevez por no salir).
Me pareció muy bonito como Lassie apagó el DVD antes de oír la confesión de Shawn. Y el abrazo también me gustó.También me alegro por el pobre McNaab, finalmente detective!!!
Tim Omundson es un cielo, y espero que pueda ir a la JIB. Yo no voy, pero como salen tantos paneles y fotos de esa con, al menos veríamos algo decente.

Me ha gustado mucho tu fic. La idea de los universos alternativos es genial. Me gusta que impliques ahí que si Lassie se hubiera dado cuenta antes...Eso podría ser hasta canon.
Tienes razón, es como que se cierra una etapa. Para mi que veía muchas series USA, ahora solo veo White Collar y es cierto, que con todo lo que le viene encima a Matt Bomer, será la última season.
A ver que parejas nos depara el futuro!!
Besitos guapa!!
Hide-fan: shawn & gushidefan on July 1st, 2014 10:28 am (UTC)
Y el guiño a Monk también estuvo muy logrado. Pero me hubiera gustado más el final si no hubiera sido un "bueno, básicamente seguimos haciendo lo mismo en otra ciudad pero sin Lassie".

A mí me hubiera gustado nacer en la realidad alternativa en la que James no mentía como un bellaco cuando dijo que Psych era demasiado original como para que el chico protagonista se liara con la chica protagonista :D

Y nooooooo no ves sólo White Collar!!! :p



Un beso y gracias por leer!

wesleyosowesleyoso on July 2nd, 2014 02:11 am (UTC)
jajajaja, es verdad!!!
Como se me ha podido pasar!!! Es que no parece USA!
no es tan light como las demás, en mi opinión.
Me encanta Suits, Harvey y Mike son una pareja muy sufrida.
y el novio de Jessica me parece buena incorporación. Ahora necesito que manden a Rachel con una beca de estudios a Siberia...XDD
Hide-fan: [White Collar] Neal/Peter angsthidefan on July 2nd, 2014 10:22 am (UTC)
Bueno, es que USA ya hace un tiempo que se ha ido desmarcando de su "buddy comedy con toques homoeróticos", y más ahora que tienen sitcoms. WC y Suits no eran tan angst fest al principio y Graceland es bastante dark. Supongo que Common Law fue la última del estilo que estrenaron.

Uff el novio de Jessica... Demasiado acosador para mi gusto.